38. Feng Shui, Deco Coaching y Método KonMari.

Este artículo es bastante largo, ¡pero no te lo puedes perder!

feng-shui_901

Hoy cambiamos un poco de onda. Digo un poco, porque lo que te voy a contar también influye mucho en nuestro estado de ánimo, intención y tranquilidad en la vida.

Poco a poco nos vamos acercando a nuestro interior, de donde lograremos sacar nuestros verdaderos recursos y fortalezas; y también vamos ordenando nuestra mente, limpiándola de contenidos que ya no nos sirven, para dejar sitio a las nuevas posibilidades.

Hoy te voy a hablar de tu exterior.

Porque el ambiente que te rodea, principalmente tu casa, es tu dador/aportador de energía.

Seguir leyendo 38. Feng Shui, Deco Coaching y Método KonMari.

37. Demos la vuelta a la tortilla.

Pon la música bajita:

Seguro que recibes críticas, quejas y que siempre te dicen lo que haces mal o lo que has dejado de hacer, o te llaman la atención por tus errores…

Y, lo que es peor, seguro que tú mismo te machacas con todo lo que no haces bien, con los errores y fallos que cometes, con lo que no has acabado; y te juzgas, constantemente, por cada cosa que no está como tú quieres.

¿Me equivoco?

Creo que no. Y, si me equivoco, me alegro por ti.

Hoy vamos a plantear otra posibilidad.

Seguir leyendo 37. Demos la vuelta a la tortilla.

36. Quiero estar bien.

Dale al play y gradúa el volumen para sentirte cómodo mientras lees y te recomiendo escucharla hasta el final:

¿Cómo te sientes ahora mismo?

No es cualquier pregunta.

¿Cómo te sientes?

Eres consciente de que los pensamientos pasan por tu mente; pero, ¿eres consciente de cómo te sientes, de cómo reacciona tu cuerpo…? Sabes si te sientes bien o mal, pero saberlo no es estar consciente de ello.

Te voy a decir algo muy claro. Y me gustaría que lo recordaras para siempre.

Seguir leyendo 36. Quiero estar bien.

35. Tus logros.

Seguimos pensando en lo que no tenemos, en lo que no podemos conseguir, en lo que no hemos hecho, en lo que no hemos dicho, en lo que cuesta todo… jjjj. Permíteme que me ría, y perdona por hacerlo. Pero eso es el ego. Más y más, más y más. Está bien. Queremos más, y, en parte, es bueno; porque si no quieres más, ¿cómo te vas a superar?, ¿cómo vas a ser mejor?

Te recuerdo: ser mejor no es más que superarte poco a poco. Dime, ¿cómo te superas tú? No lo tienes claro ¿verdad? No acabas de entenderme cuando te pregunto esto o te digo lo de ser mejor… no sabes cómo se hace “eso”.

Bien, te lo voy a decir yo, ya que tú crees que no me sabes contestar.

¿Cómo te superas? ¿Cómo eres mejor?

Seguir leyendo 35. Tus logros.