35. Tus logros.

Seguimos pensando en lo que no tenemos, en lo que no podemos conseguir, en lo que no hemos hecho, en lo que no hemos dicho, en lo que cuesta todo… jjjj. Permíteme que me ría, y perdona por hacerlo. Pero eso es el ego. Más y más, más y más. Está bien. Queremos más, y, en parte, es bueno; porque si no quieres más, ¿cómo te vas a superar?, ¿cómo vas a ser mejor?

Te recuerdo: ser mejor no es más que superarte poco a poco. Dime, ¿cómo te superas tú? No lo tienes claro ¿verdad? No acabas de entenderme cuando te pregunto esto o te digo lo de ser mejor… no sabes cómo se hace “eso”.

Bien, te lo voy a decir yo, ya que tú crees que no me sabes contestar.

¿Cómo te superas? ¿Cómo eres mejor?

Lástima que tenga que ser yo la que te lo diga, y no seas tú el que se haya dado cuenta de todo lo tienes, lo que has conseguido, lo que has hecho, lo que has dicho, y lo que te ha costado…

Bueno, para eso estoy. Para recordarte cosas que, aun sin tú saberlo, están dentro de ti. Para removerte, aunque sea por un día, unos minutos mientras lees y un poquito después. Sí, lo sé, poco más allá va… no pasa nada. Sigo cada semana y algo sacaremos de todo esto, ¿no? Estos minutos de reflexión o de emoción son más que ninguno, ¿no crees?

Por ahí voy…

Estás donde estás. Y ¿qué te ha traído hasta este momento en el que estás? Ni más ni menos que todo lo que tienes, todo lo que has conseguido, lo que has hecho, dicho y lo que te ha costado. Y ¿crees que no te has superado? ¿aún crees que no eres mejor?

En el plano laboral, bien sabes por todo lo que has pasado, toda tu experiencia, tu esfuerzo… y, estés donde estés ahora mismo profesionalmente, todo lo anterior te ha ido configurando. Tus discusiones con el jefe, tus mejores compañeros, tus “enemigos”, tus clientes difíciles, tus horas y horas, tus desvelos, tu estrés, tu querer hacerlo bien, aprender y hacerlo aún mejor… tu superación. Todo eso (y más) forma parte de ti, te ha hecho a ti, al ti de este momento. Lo bueno y lo malo. No serías tú si no hubieras pasado por lo que has pasado. Por lo que hiciste, dijiste, conseguiste, tuviste y lo que te costó. Por favor, no lo desdeñes. Has conseguido mucho, te has superado muchísimo, eres mucho mejor. Y, ahora, estás donde estás, y no pasa nada, no importa, porque lo importante es hacia dónde vas. Pero, mira un poco hacia atrás. ¿Eres mejor? ¿Te has superado? POR SUPUESTO QUE SÍ. Y aún lo dudas ¿por qué?.

Recuerda el primer día que trabajaste, dedica un momentito a recordar cómo te sentías, los nervios, la expectación, el miedo por no poder hacerlo o equivocarte, la tensión… y también paralelamente la automotivación, el saberte más o menos preparado, seguro (bueno, más o menos también, jjj) y con ganas… con muchas ganas.

Sigues más o menos igual y con menos ganas, pero no tiene nada que ver, ¿verdad?. ¿Dónde están tus logros? ¿Por qué no los recuerdas? ¿Tiene que venir alguien a recordártelos? ¿Por qué no lo haces tú? ¿POR QUÉ NO LO HACES TU? Hazlo, por favor. Has logrado muchísimo, te has superado un montón, has ido cambiando, desarrollándote, ganando experiencia,  habilidad, conocimiento, seguridad, saber hacer… Lo que sabes hacer no lo valoras, porque ya te sale, porque ya lo sabes hacer. Pero eso te lo has ganado tú, lo has logrado tú. Valóralo.

Valóralo porque forma parte de ti.

Si estás estudiando, qué te voy a contar de lo que estás superando y lo que ya te has superado… un esfuerzo en cada examen, en cada proyecto, trabajo o deber, una superación continua y, aunque no tengas ganas, ahí estás, día a día, superándote para ser mejor.

A nivel personal… uff! Lo que eras y lo que eres. ¿No lo ves?

¿Qué estás pensando?

Noooo, no voy por ahí. Lo que tu consideras fracasos con esa o esas personas son cosas de la vida. No es eso.

Hoy hablamos de logros. Las otras personas no son tú. Estamos hablando de ti y no de las otras personas. No estás acostumbrado a pensar solo en ti, te mides con relación a las otras personas y las experiencias con ellas. Pero, hoy hablamos de tu desarrollo personal, como persona, individual y única. Lo que has madurado, lo que has enfrentado y superado, lo que ha ido configurándote, en lo que has ganado seguridad, en conocerte a ti mismo… ya casi no recuerdas cómo eras y todo lo que has logrado en tu desarrollo como persona. ¿Te transformaste en el malo de la película, en el genio malvado o la cruel bruja? jjj… no. Eres mejor. Si quieres, piensa en ello. Eres mejor. Yo lo sé, ¿por qué no te has parado a pensarlo tú de ti mismo?

Independientemente de en qué momento te encuentres en tu vida, y aunque, probablemente, alguno o muchos aspectos no están como a ti te gustaría que estuvieran (profesional, económico, afectivo, emocional…), has logrado mucho hasta hoy. Eres mejor, porque te has superado en muchas ocasiones. También hay muchos momentos en que las cosas no estaban como tu querías, en el pasado. Y ahí se quedaron, en el pasado, y seguiste avanzando en la vida… hasta hoy.

Y así, en todos los aspectos de tu vida.

Por favor, recuerda tus logros. Esos que se quedaron atrás, pero que forman parte de ti.

Porque lo que has logrado te da la indicacion de que puedes lograr mucho más, te da las ganas de que aún hay cosas que lograr.

#MAdeLuz

Te sugeriría que cogieras papel y boli y anotaras tus logros de ayer. De ayer mismo. Te va a costar. A todos nos cuesta. Con uno me conformo, aunque parezca chiquitín. ¿Sonreiste ayer? ¿Hiciste sonreir a alguien? ¿Hiciste algo bien?… Sigue… Sí, lo que estás pensando es un logro, aunque a ti te parece poco. El mucho está compuesto de varios pocos. Un poco es importante. Es un logro. Continúa.

Y ya, cuando tengas tiempo (y te acuerdes) anota los logros importantes de tu vida, los tuyos. Te vendrán a la mente los más importantes, en apariencia: los reconocimientos, los hijos, el progreso profesional, las buenas notas… los momentos en los que te sentiste pletórico…   (no sé por qué me esfuerzo, no lo vas a hacer, primero no vas a tener tiempo y luego pensarás que «bueno, ya lo he pensado mientras leía esto. Ya he captado el mensaje». Vale, tú mismo. Estás decidiendo seguir sin ganas, sin valorar lo que has conseguido, lo que has logrado, sin valorarte a ti mismo. ¿Y quieres que los demás te valoren? Si no te valoras tú… ).

Ser mejor. Ya eres mejor y no te dabas cuenta. Ya eres mejor y continuarás siendo mejor, superandote día a día. Si eres consciente de cómo te has superado, serás consciente de cómo se hace “eso”, de que ya lo has hecho y, mirando para atrás, no es tan complicado, es cada día un poquito. Pero te sentirás mejor contigo mismo y eso te dará las fuerzas y las ganas para continuar día a día.

Tus logros son tuyos. Siéntete orgulloso de ellos y de ti.

∞ Mariposa, eres mariposa y vuelas desde que saliste de tu larva. ¿No te habías dado cuenta? ¡Estás volando!

 

Lo peor de nosotros ya lo cargamos nosotros mismos.

Intentemos dar lo mejor de nosotros a los demás.

Vamos a centrarnos en lo positivo, valoremos lo bueno, vivámoslo más… para poder volar mejor.

Este artículo es una llamada a la Atención hacia ti. Valórate. Reconoce tus logros. No es falta de humildad. Es parte de ti y de lo que has conseguido. Con el equipaje cargado de superación y logros, podremos empezar a plantearnos hacia dónde vamos y qué más queremos conseguir, y lo haremos con ganas y sabiendo que podemos.

Mariposa Azul de Luz

Música: Superhéroes. The Sript.
Imágenes: Google. Texto y edición: Luz R.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s