65. Año Nuevo y

Aquí estamos tú y yo de vuelta.

Y esperas ver lo que te cuento hoy.

Y recuerdas, más o menos, que dije que iba a traerte algo importante.

Tranquilo. Lee despacio.

Han pasado 15 días de navidades, en los que ha pasado de todo, ¿verdad?

Te has sentido mal, en algún aspecto, en algún momento. Has tenido pensamientos negativos. Has padecido por tus carencias: de afecto, de dinero, por tus niños, por frustración… mil cosas… mil vidas. Te has encontrado mal por algún dolor o malestar de tu cuerpo. Has llorado. Has sufrido por los demás. Has filosofado sobre la vida, en general, y has hecho un repaso rápido de tu vida, en particular.

Y te preguntas cómo sé todo esto. No lo sé. Supongo que a todos nos pasa. Supongo que eso debería tranquilizarte.

También has sabido vivir y disfrutar algún momento. Te has acordado de alguien en quien no pensabas hace mucho tiempo. Has reído. Has hecho mil cosas que no haces de normal, pero has conseguido hacerlas. Has logrado pensar algo de forma diferente, y te has sorprendido por ello. Has hecho algo distinto. Pese a que todo fuera parezca gris o negro, en el fondo sientes cierta expectación por este año nuevo. Y, también tienes como un cierto pensamiento de que has superado algo, no sabes qué exactamente, quizás a ti mismo.

Y un montón de cosas que han pasado en estos 15 días, ¿verdad?

Tal vez, has podido ya preparar a conciencia tus propósitos de año nuevo. Tal vez, lo has hecho como siempre y no tienes en realidad ninguna fe en cumplirlos. O, tal vez, no has hecho nada porque simplemente son chorradas que no van a ninguna parte.

Dime. Si no tienes objetivos que querer cumplir, realizar… Si no tienes una meta hacia la que dirigirte, (aunque no sepas cómo, aunque te vayas a equivocar o no, eso no es lo importante…) … Si no tienes algo a lo que aferrarte cuando te vengan momentos malos este año… ¿hacia dónde vas?

¿Qué dirigirá tus acciones, tus pensamientos y tu motivación?

La inercia de la vida.

Y, cuando lleguen cosas de la vida que tú no quieres, no lo vas a aceptar, y te vas a quejar. Pero… tú no TE HAS DICHO lo que quieres, ¿entonces de qué te vas a quejar? Tú, no estás orientado hacia nada. Entonces la “nada” actúa ella sola, sin miramiento por ti ( o eso te va a parecer a ti).

Disculpa si me expreso con dureza, pero es que no quiero verte ya zombi por la vida. Tu vida es tuya. Tú eres tu vida. Y puedes orientarla hacia lo que tú consideras mejor para ti. De tu trabajo interno dependerá lo que veas en tu vida. Y, si quieres seguir zombi, también es tu decisión. Eres libre de ello. En este caso, me atrevo a pedirte que, por favor, intentes que eso no afecte a los demás.

Porque aquí estamos para ayudarnos, apoyarnos, acompañarnos e intentar ser mejores, para nosotros mismos y para los demás.

Te cuento. Yo sí tengo mi objetivo. Y digo “mi” porque, gracias a mi método, he conseguido sintetizarlo en una sola palabra. Me he dado cuenta de que todos los objetivos, lo que quiero, las cosas que hacer y los retos, en cada aspecto de mi vida, de este año, tienen que ver con una única palabra, que engloba a todo.

Como ves, lo he reducido a un solo concepto, como la pregunta primaria.

De eso es de lo que íbamos a hablar hoy, de la pregunta primaria. Ahora recuerdas.

Lo siento. No lo vamos a tratar hoy. Este tema requiere profundidad. Atrás quedaron los artículos de simple motivación, que pretendían activarte, hacerte Aletear. Recuerda que ahora vamos a Volar. Y para volar se requiere que todo tú quiera volar. Solo eso. Pero con plena implicación. Estoy para ayudarte, si tú quieres. Para eso, has de querer.

Sabes que no has trabajado lo suficiente el anterior artículo, sabes que no has llegado a donde había que llegar. Han pasado muchas cosas en navidades y ahora no estás para asimilar todo lo que tengo que decirte. Y lo considero importante para ti.

Por eso, te invito a leer de nuevo el artículo y a trabajar en él. Luego te pongo el link. Sigue leyendo.

Si vienes desde el principio, vas a entenderlo, vas a entenderme. Quien llegue aquí por primera vez, probablemente no entienda nada de lo que digo. Pero yo escribo para ti. Y eso es lo que me importa. Piensa en esto: llevas un recorrido que, en algún aspecto, ha cambiado algo en ti. Aunque no lo entiendas todo, siempre es como si te llevaras algo contigo. Algo haces distinto o haces otras cosas. Has conseguido logros o has sabido superar mejor las decepciones. Te planteas otras cosas (quizá nunca antes te las habías planteado). Y quieres seguir con esto, sea lo que sea esto.

¿Qué quiero decir?

Que ya no eres el mismo. Has cambiado. Has evolucionado. Te has superado. Eres mejor. Estás creciendo. Y casi sin darte cuenta.

Pero yo ahora quiero que te des cuenta. Porque todo lo que ahora te ronda por la cabeza, tu perspectiva (forma de ver las cosas) y tu actitud, ya no es la misma. No eres el mismo. Y lo has conseguido tú. Lo has logrado tú.

Y, aunque puede parecerte poco, es mucho.

Aunque aún quede mucho por hacer (recuerda que la vida es un continuo cambio), has hecho un gran camino. Sin ese camino, no estarías donde estás. Y, ten en cuenta, que muchas personas ni tan siquiera inician el camino. Tú eres mi héroe, mi heroína.  Así lo siento. Y me siento orgullosa de ti.

Ese “cambio” que apenas percibes es el que te va a hacer volar.

Sonríe.

mariposa roja

Porque no tengo ninguna duda de que vas a volar. Volar, en el sentido que tú le des a volar, porque en el fondo, tú sabes lo que es volar para ti. ¿Lo notas? ¿Lo percibes? Empieza a sentir que puedes volar. Ahora puedes estar seguro de que vas a volar. Mantén esa expectación, esa energía. Puedes. Tú puedes. Puedes volar.

Y, para ello, vamos a retomar la cuestión de la pregunta primaria, porque es lo que te está paralizando, porque una vez descubierta, va a salir el trasfondo y, actuando sobre él, vas a poder cambiar tu diálogo interno para que, en vez de paralizarte y hacer de la vida un esfuerzo continuo, rompas las cadenas que atan tus alas, todo sea más sencillo, más liviano, más fácil de llevar y, sobre todo, encuentres la nueva pregunta primaria que te empiece a hacer volar.

Empieza a entender que lo que hay dentro de ti configura lo que hay afuera. A veces, lo verás claro. Otras, no entenderás nada por mucho que lo intentes. Todo, todo se irá desvelando en ti, de dentro a fuera. De dentro a fuera. De tu interior a tu exterior. El exterior es el efecto. El interior es la causa.

Con la pregunta primaria empezarás a entenderlo. Es más, comenzarás a ver el reflejo que supone en tu exterior lo que llevas dentro de ti.

Te dará rabia saber que eres tú mismo quien no te deja alcanzar lo que quieres. Te juzgarás por ser quien pone los obstáculos cuando eres tú quien también pone tanto esfuerzo. No te ofusques. Lo importante aquí es Saber que depende de ti.

Luego, ya veremos cómo reorientarlo, que lo haremos, y no hacia abajo, como casi siempre has hecho, sino hacia arriba.

Porque debes saber (creo que ahora ya puedo empezar a plantearte esto) que lo que ves en tu exterior, en tu “realidad”, es el pasado. Es lo que tú, con tus pensamientos, emociones, sentimientos, creencias, actitudes y comportamientos creaste. Creaste.

Para cambiar algo, hay que hacer algo diferente.

Para cambiar tu exterior, hay que crear un exterior diferente, de una forma diferente.

Y, si creaste lo que ves, que es pasado, vas a poder crear lo que quieres ver en tu futuro.

Tanto si lo crees como si no, tú creas.

Solo es una introducción. De momento, céntrate en tu actual pregunta primaria, porque vamos a quitarle su poder. Y, si descubres que tu pregunta primaria es positiva, es empoderante y te ayuda, no te adelantes, porque te traeré nuevas preguntas que aún pueden hacerte avanzar más.

Aquí te dejo el enlace:

64. La pregunta primaria.

Relee y trabájalo, si quieres.

De nada te servirá seguir si no asimilas lo anterior. Te advertí que este tema era profundo.

Concédele la importancia que merece tu vida.

Porque sí. Porque tu vida lo merece. Porque tú lo mereces.

Próximo artículo: Tu nueva pregunta primaria.

¡Y verás como sí que puedes!

tú puedes, mariposaazuldeluz.com.png

∞ Mariposa… ¿te vienes?

Con cariño,

Mariposa azul de Luz

Música: Sky is the limit- Maurice Lessing.
¿Cuál es tu límite? Ninguno, porque no lo hay.
Imágenes: Google. Edición:Luz R.

P.D: ¡Feliz Año Nuevo! porque eso va a ser: Feliz 😉

5 comentarios en “65. Año Nuevo y”

  1. Uuuf!!!, Feliç any nou 2018 a tots els companys d MA en el q espere q realment comencem t@ts a volar. Des del principi fins al final he llegit l’article amb la pell d gallina, tant pel contingut com per la música q l’acompanya. És francament génial!. I la imatge de la papallona a l’ull és espectacular….Enhorabona Luz!

    Le gusta a 1 persona

    1. Moltissimes GRÀCIES, Wiki!!!
      Que te dirijas y pienses en todos ya dice mucho de ti. Me encanta tu comentario. Para mí, supone la confirmación de que la dedicación al escribirlo, editarlo, seleccionar la música y las imágenes, y todo lo que conlleva, ha valido la pena. Que “sientas” el artículo tanto como yo lo hago al crearlo… es ¡wow!
      Y… ¡por supuesto que vamos a Volar!!!
      Un abraç molt fort!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s