92. ¿Por qué no hay quién entienda a las mujeres?

Eres mujer y ni tú misma entiendes los cambios que se producen en ti.

Eres hombre y no sabes cómo entender a las mujeres, nunca sabes por dónde te van a salir ni a qué se deben los cambios que ves en ellas.

En realidad, es algo muy natural. Es naturaleza pura. Pero cuántos quebraderos de cabeza y confusiones pueden conllevar tanto en las relaciones como en la mujer misma.

 

La mujer lo intuye y hay muchos libros que lo explican, pero queremos ser tan racionales que negamos la propia naturaleza.  El hombre parece estar a la expectiva, “a ver lo que se encuentra” y en base a ello, actúa.

Sin tratar de profundizar mucho en el tema, tal vez el artículo de hoy calme los ánimos; y, sobre todo, haga que las mujeres nos entendamos más, nos perdonemos y nos queramos más a nosotras mismas. Y, puede que los hombres también lo entiendan más y traten de comprenderlo.

Ser hombre no es fácil, ser mujer tampoco.

Sin embargo, aceptes más o menos el ying y el yan, las teorías de los opuestos y cosas similares, debes reconocer que en cada uno de nosotros tenemos ambos lados: el masculino y el femenino.

Carl Jung dijo que todos los hombres tienen algo de femenino en el inconsciente y las mujeres algo de masculino.

Tampoco voy a entrar mucho en este tema, pues no es el sentido de este artículo, pero no viene mal que empecemos a ser conscientes, a mirarnos a nosotros mismos y comprobemos si hay equilibrio en nosotros entre estos dos “lados” o características naturales. La evolución del desarrollo humano ha propiciado, en general,  que las mujeres tendamos a enclavarnos más en actitudes masculinas despreciando las cualidades femeninas; y los hombres hayan desarrollado aún más su lado masculino, pensando que su lado femenino no les corresponde o no es correcto.

Así pues, independientemente seas hombre o mujer éstos son los dos lados que puede que te complementen:

Femenino:

El cerebro derecho y el lado izquierdo del cuerpo representan el principio femenino (el yin), sede de la creatividad, dones artísticos, compasión, receptividad, emociones e intuición, y se refiere a mi naturaleza interior. Se manifiesta también por la ternura, la sensibilidad, la dulzura, la armonía, la belleza, la pureza. Me vincula a mi naturaleza femenina y a la de los demás.  Lo quiera o no, el principio femenino forma parte de mí. La actitud que desarrolle frente a mi naturaleza femenina tiene un nexo directo con las relaciones que tuve con las mujeres de mi vida: madre, hija, amiga, esposa, etc. El modo en que voy a expresar mi feminidad (sea la facilidad o la dificultad) dependerá en gran parte del modelo de los padres y de mi identificación con uno u otro de los padres.

Masculino:
El principio masculino está representado por el lado derecho del cuerpo y el lado izquierdo del cerebro. También se llama el lado YANG en medicina China o el lado racional en Occidente. Las cualidades dominantes son el valor, la potencia, la lógica. Es el lado racional, autónomo, materialista del ser. Representa también el aspecto intelectual, el lado activo de mi persona que toma las ideas e intuiciones de mi lado femenino y que las pone en práctica.

Cada ser humano, tanto hombre como mujer, posee un lado masculino (YANG) y un lado femenino (YIN). 

Equilibrar ambas cualidades en uno mismo parece ser que aporta más armonía y coherencia.

cuadro yin/yang, compartido por mariposaazuldeluz.com

Desde mi interpretación y de forma muy resumida, femenino sería crear y masculino sería hacer, acción.

Y este es el punto de partida para el artículo:

lo femenino, crear.

Y lo inmediato a pensar tras esto es la capacidad de la mujer de crear vida y, consecuentemente, su ciclo menstrual.

Aquí, en su ciclo menstrual, es donde se encuentran todos los cambios que experimenta la mujer, en concreto 4 cambios que influyen en todos los aspectos. Todo ello, según el libro Luna Roja, de Miranda Gray, que no he leído, pero que te resumo a continuación y yo misma voy a observar y que invito a que averigüe cada una (y cada uno mediante la observación) si es cierto.

Atención. Una advertencia. No se trata de abrazar posturas místicas, esotéricas o astrológicas; sino de extraer la sabiduría natural que se deriva, basada en el ciclo biológico, y tratar de observar si efectivamente el patrón que expone ayuda en nuestra vida diaria.

Si eres hombre podrás comprobarlo desde la observación de los cambios en la mujer. Tal vez así se pueda entender más a las mujeres.

Si eres mujer y tal vez ya no te afecta, ten en cuenta que tienes muchas mujeres a tu alrededor a las que les puede venir bien conocerse mejor.

Las mujeres somos cíclicas como la vida y la Tierra, y no lineales como nos han hecho creer y desear ser. Y, es mejor (y más sabio y rentable para nosotras) ir a favor de la vida que en contra.

Esquema El ciclo de la luna blanca, compartido por mariposaazuldeluz.com

Se contemplan 4 ciclos que corresponden a 4 arquetipos.

– FASE DE LA BRUJA – Luna Nueva.

Interiorización. Fase de la MENSTRUACIÓN.

Representa la sabiduría y la estabilidad: los poderes del mundo interior, se retiran las energías del mundo terrenal para centrar su conciencia en el mundo espiritual.
Es la fase de introspección: de dormir y soñar y frenar el ritmo de vida.
La menstruación es la fase más interior de la mujer. Puede que quieras estar sola o tengas ganas de aislarte.
Es la fase donde la mujer es capaz de entrar en los misterios más profundos de ella misma y de la creación. Es un tiempo para la lentitud, tanto física como mental, el recogimiento, el descanso y la conciencia, donde se hace limpieza de todo lo que ha pasado durante el mes y se puede eliminar todo aquello que se ha detectado como no deseado durante la fase premenstrual. Es, pues, una etapa de destrucción para volver a renacer con nuevas ideas en la fase de la virgen.

 

– FASE DE LA VIRGEN O LA DONCELLA – Luna Creciente.

Representa el aspecto enérgico y dinámico: la luz y claridad de la luna creciente.

Es la fase PRE-OVULATORIA: desde el fin del sangrado hasta el comienzo de la ovulación

Energías llenas de diversión y entusiasmo de la mujer dinámica y radiante, confiada, firme, ambiciosa, sociable y capaz de afrontar los desafíos de la vida mundana.

Mujer centrada en sí misma y con gran poder de concentración con el que puede prosperar en el trabajo. Momento idóneo para encarar nuevos proyectos.

Durante esta etapa, la mujer tiene confianza en sí misma, es sociable, tiene una gran poder de concentración y análisis. Es un momento idóneo para emprender nuevos proyectos y vivir el mundo al máximo. Es una etapa dinámica, de acción. Se podría decir que es la fase masculina (yang) dentro del ciclo femenino.

Pero existe el peligro de quedarse estancada en esta fase y no pasar a la siguiente. Las mujeres que se estacan en la fase de la virgen acostumbran a ser excesivamente independientes, pueden estar demasiados volcadas a su profesión descuidando los otros aspectos de su vida, tener una ambición desmesurada, les puede ser difícil entregarse a cualquier relación, pueden ser incapaces de cuidar de los demás, tener miedo a la maternidad, etc….

– FASE DE LA MADRE – Luna Llena.

Es la fase de la OVULACIÓN (entre los días 14 y 16 desde la menstruación)

Es la expresión interna y externa del amor: mujer protectora, capaz de asumir responsabilidades, alimentar y dar sustento.

La mujer está exuberante de energía, se puede decir que es el máximo de energía del ciclo, pero de una calidad diferente a la de la etapa anterior. Ahora la mujer tiene la energía de la madre, una energía amorosa, fuerte, que la capacita para cuidar de los demás y la conecta con la tierra. Es un momento en el cual la atención se focaliza en nutrir y cuidar de los demás más que de una misma.

Se puede aprovechar esta fase para disfrutar de las relaciones con los demás (tanto familiares como con los amigos o compañeros de trabajo), puesto que tenemos una gran capacidad de empatía y para dar un empujón a aquellos proyectos que necesitan algo más de cuidado o estaban estancados. También es una etapa en que la sexualidad está exaltada, así como la creatividad.

La energía está en su máximo esplendor. Si en este momento estamos equilibrados podemos percibir las energías mas sutiles y elevadas, captar las relaciones con los demás de una forma sencilla, humana y plena… En esta etapa aumenta nuestra sensibilidad.

– FASE DE LA HECHICERA – Luna Menguante.

Fase PRE-MENSTRUAL: desde la ovulación hasta la menstruación.

Representa el descenso hacia el aspecto interior de la naturaleza femenina: misterio, magia, pasión, poder femenino, magnetismo y atracción.

Aumento de la sexualidad, creatividad, conciencia, intuición y ensoñación.

Es una creatividad tremenda y desenfrenada.

Después de la etapa de máximo contacto con el exterior que representa la fase de la madre, empieza el viaje hacia el interior de una misma y un descenso progresivo de la fuerza y la energía física. La mujer tiene más conciencia de sí misma y de su propio poder creativo.

Puede ser una etapa muy creativa o muy destructora, en la cual la energía creativa que contenía el óvulo quiere expresarse.

Es también una etapa donde la intuición de la mujer está más presente, tiene una necesidad espiritual y de conocimiento interno mayor. Pero también es una fase de revisión y examen de la propia vida, para decidir qué necesitamos eliminar y qué cambios nos convendría hacer. Antes de la menstruación es una buena etapa para hacer limpieza interna.

 

Mujer. En base a este resumen puedes adecuar tu ritmo de vida y entender mejor tus cambios de ánimo, de energía, de entusiasmo… A veces buscamos el equilibrio creyendo que está en ser siempre igual y no nos permitimos vivir conforme a nuestra naturaleza, que, por otro lado, es sabia. Fíjate qué completo es el ciclo. No pretendas ser o estar lo que va contra la naturaleza. Acepta cada momento y vive con él, alíate con él.

Hombre. Las mujeres no estamos locas, jjj.

Te invito a comprobar si te sientes mejor contigo misma y tus relaciones, y te invito a observar y comprender mejor a las mujeres.

Dedicado a A.S. Compartir conocimiento también es compartir amor. Das lo que eres.

∞ Mariposa… Eres naturaleza.

deshazte de lo que ya no eres y comienza a ser tú.

Con cariño,

Mariposa Azul de Luz

P.D: El incidente con el artículo de la semana pasada (que no llegó a salir) y como parece que “alguien” necesita vacaciones (como alguno de vosotros me habéis indicado),  me las voy tomar durante el mes de agosto. No obstante, voy a seguir trabajando en mi desarrollo y te animo a que tú hagas lo mismo. También seguiré trabajando para poder ofrecerte a la vuelta todo lo mejor que pueda y sepa. En este intervalo, puede que recibas, por fin, un correo con todo lo relativo a la ley de datos y tu re-suscripción. Para mí es importante hacerlo bien. Nos vemos pronto. ¡Un abrazo!

Imágenes: Google/Composición por L.Ros.
Extractos de texto: Energía y feminidad y serenergiaenmovimiento.
Música: Enya. The memory of the trees.

2 comentarios en “92. ¿Por qué no hay quién entienda a las mujeres?”

  1. Como siempre artículo muy interesante que tendré q llevar a la práctica xa entenderme a mí misma….puesto q hay días q no me soporto no yo. A disfrutar de las vacaciones!. Nos vemos en breve….

    Le gusta a 1 persona

    1. JJJ. Gracias Wiki!!
      Por eso mismo lo he escrito! Sé que puede ayudar a muchas mujeres a entendernos (y perdonarnos y queremos) más. Y a los hombres a que entiendan nuestros cambios de actitud, que pueden ser de un día para otro…
      Gracias. Sabes que no voy a parar… 😉 Bessets!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s