Abrir el corazón

 

Desde el autoconocimiento puede abrirse el corazón, a nuevas experiencias, a nuevas ideas, nuevas formas de pensar y sentir y, por lo tanto, de actuar…

Tal vez puedas identificarte con algo de lo que hoy te cuento.

pexels-photo-668968.jpeg

Ha pasado tiempo desde que te escribí por última vez…

Baja el sonido, dale al play, si quieres, y escucha mientras lees o póntela después. Una cosa: dedícatela a ti. Habla de amor. Siéntela para ti mismo.

Confío en que sigas en tu camino de autodescubrimiento. Tal vez ya te has dado cuenta de que este camino es imparable, continuado y de que no tiene fin.  Esto de que no tenga fin no me gustaría que lo vieras como una limitación, un agobio o algo arduo de tratar. Al contrario, puedes encontrarle el placer de continuarlo si aprecias la verdadera belleza que hay en él: encontrarte.

“La felicidad es el camino”, ¿verdad? Comienza a sentirlo así.

Ya sé que hay difíciles momentos que atravesar, tan sólo es eso: atravesarlos, para pasar por encima de ellos mucho más fortalecido, más lleno de ti, sacando (poco a poco) lo que hay dentro de ti.

Toda mi pretensión con el blog ha sido esa: que fueras sacando de ti, de tu interior, cada vez un poco más. ¡Tienes tanto para descubrir de ti mismo!

Parece que el exterior nos sigue obstaculizando. El sufrimiento no es más que la demora que te tomas en encontrar lo que hay que sacar de ti.

En la vida todo llega, todo pasa y todo cambia.

Te diría muchas cosas, pero quiero ser breve. Confío en que la inspiración me dicte la mejor forma de transmitir lo que sea que hoy tenga que escribirte. No leas rápido, cualquier frase puede ser para ti.

Abrir el corazón. Hace meses que me persigue esta frase o similar, de muy variadas formas; la última fue la semana pasada, a través de una buena amiga.

Ahí voy. Tal vez en lo que te cuente encuentres algo que resuene en ti.

Soy una persona VALIENTE, FUERTE, INDEPENDIENTE Y LIBRE

LUZ ROS Y MAX. Mariposa Azul de Luz.

Vamos allá:

VALIENTE:

Me atrevo y tomo determinación. Es algo que siempre te animo a hacer: atreverte, dar un paso, sin cambio no hay mariposa, las ideas sin acción no sirven de nada…

Soy valiente, lo que no implica que no tenga mis dudas, mis miedos, mis interrogantes, mi falta de guión, mis “voy” y “vengo”, mi querer hacer las cosas “bien”, cierta insconstancia… Tengo mis auto-frenos.

Soy consciente de que puede ser difícil entenderme. Lo que digo, lo que hago, lo que pienso, lo que siento. No soy muy común, en ese sentido. Pero de mi interior surge esa vena creativa, valiente, auténtica, esa alma femenina… A mis ya 47 años, soy una niña que me empuja hacia algo que aún no sé qué es, pero estoy determinada a seguirla.

FUERTE:

Como a todos, la vida me ha puesto situaciones difíciles, dolorosas, incomprensibles, que no queda otra que aceptar. Acepto y sigo Adelante.

Hay días o momentos en que, simplemente, no hay ninguna fuerza. Requiere un esfuerzo muy consciente encontrarla. No es solamente ser optimista o positivo. No es solamente enfrentarte a ti mismo. No es solamente tratar de poner distancia con lo que ves en tu realidad. Esos días tienes la certeza de que lo que les seguirá será mejor, pero primero tienes que atravesarlo. Hay algo que sacar.

Verás: si buscas, encuentras. Pero si buscas lo “malo” en ti, también lo vas a descubrir. Y seguirás descubriendo más y más. No hay nada que “arreglar”. Eres pleno ya. La fortaleza se encuentra en ti. Es mucho mejor enfocarse en lo bueno, buscar lo bueno, en ti, en tu realidad. Busca lo bueno y encontrarás más y más.

Como siempre digo, la fuerza viene del interior. Solo de ahí.

INDEPENDIENTE:

Si miro mi exterior, mi realidad me muestra que tengo poquísimas personas en las que apoyarme. Todo tengo que pensarlo y hacerlo yo. No es fácil, para nada.

Mi vida es: mis hijos, mi casa, mi familia, mi perro, las revelaciones que me llegan, mis libretas de escribir, algún café y conversación, seguir mi Curso de Milagros, hacer equilibrios con mi economía, tratar de acercarme a este Ser que descubrí en julio, dar contenido con cariño en la página de Facebook, aprender cada día, trabajar en mí y en ayudar a los demás, hacer y decir lo que me nace (aunque en algún caso concreto me pegue contra una pared de hormigón), un montón de cosas que hay que hacer y otro montón de cosas que quiero hacer, un montón de cosas que no hago y… poco más (o poco menos).

Soy independiente, lo que no implica que no tenga sentimientos de sentirme sola, sin ayuda, sin apoyo… o que no necesite un abrazo, alguien en quien poderse apoyar un poco; no ya que me entienda, sino que esté ahí y poder compartir. Al haberlo tenido, cuesta más no necesitarlo. Esos momentos son bastante dolorosos. Y, no tener ayuda para, por ejemplo, la limpieza, el mantenimiento, las comidas, el marketing… ; no tener apoyo, que se crea en mí, que vea aliento…

Es todo lo mismo. Algo hay que sacar. Porque si yo puedo, puedo yo. Aceptar. Si mis condiciones son éstas, sentirme culpable por crear esta realidad no me va a ayudar. Ahora bien, ¿qué me está pidiendo la vida?

 Sacar de mí. Creer en mí. Abrir mi corazón.

LIBRE:

Dentro de mi libertad, de decisión, de acción, de tiempo… he descubierto algo en mí que llevaba toda la vida buscando:

Creatividad y Reflexión.

Dos fuerzas que requieren gran energía, que desgastan mucho y que se oponen entre sí.

Ambas son dos fuertes características en mí, que “pelean” entre ellas.

La creatividad requiere acción. La reflexión requiere pausa.

Entre ellas voy y vengo, tratando como siempre de analizar, de entender…

Hoy, acepto y punto. Acepto cada día, o más bien cada momento, en qué lado está la balanza, no para equilibrarla. Días intensos de crear, días intensos de reflexionar. Lo que le sigue una merma de energía brutal, que, sencillamente, me deja paralizada. Entonces, son días de descansar. Y luego remonto.

Me libero aún más cuando me acepto, cuando me quiero y no me pongo limitaciones. Soy libre para decidir cuánto voy a quererme.

Prueba a hacerlo.

Ya queriendo acabar, y en la medida en que escribo, me doy cuenta del sentido de lo que estoy contando. El libro Mariposa Azul contiene, de alguna forma, todo eso que te estoy contando.

En sí, el libro es la recopilación de lo más relevante que he leído y experimentado en mí misma y que sé que puede ayudar. Está basado en los artículos del blog, pero contiene un “algo” más:

La propia publicación del libro es la constatación de que lo que escribo en él es válido.

De que el “yo puedo” sí se puede.

Es el testimonio del propio proceso personal que me lleva a escribirlo, aun con mis debilidades, dudas, imperfecciones, cobardías, coarciones y ataduras.

VALENTÍA. Mariposa Azul de Luz compartiendo imagen de BIOGUÏA.

El establecimiento de objetivos, coherentes con los valores y la propia esencia es el motor principal de la vida. Saber quién eres y cuál es tu propósito se va descubriendo a medida que avanzas en el camino. Apoyándote en recursos positivos, esclarecedores, manteniendo tu atención en ti y en tu meta verdadera, todo se va desvelando.

Eso es lo que verás en el libro. Y te encontrarás a ti mismo.

Y, hablando de testimonios, encontrarás tan sólo dos testimonios en el libro (porque son los que he recibido), de dos personas valientes con ellas mismas, con su vida. Saben que, con su testimonio, no solo me ayudan a mí, también que alguien puede sentirse identificado y apoyarse en sus palabras o el libro. Mil gracias a mis dos valientes. Y si tú también te atreves, tal vez aún estés a tiempo de enviarme tu testimonio.

Para finalizar, en 2019 te daré una GRAN NOTICIA, pero que todavía no puedo desvelar, que ratifica aún más que Se puede. Voy a ser referente de que hay que seguir el corazón, lo que te dicte, aunque no entiendas, aunque pase el tiempo y no parezca ocurrir nada, de que hay que CREER, de que se puede ser mejor…

En resumen: de que si yo puedo, tú también puedes.

Me ha encantado escribirte después de tanto tiempo, ¿y a ti?

Con cariño,

Mariposa Azul de Luz

ABRE TU CORAZÓN. Mariposa Azul de Luz..png

4 comentarios en “Abrir el corazón”

    1. ¡Gracias, Suset!! ¡Tus palabras también son aliento para mí! ❤ . Así que, gracias por tus palabras, por leerlo y comentarlo.
      ¡Por supuesto que eres valiente! ¡Todos lo somos! Y fuertes, libres… y todos los adjetivos (buenos) que quieras poner…
      Creo que lo importante es eso, ser cada día un poquito mejor, sacando lo verdadero que hay en ti.
      Un abrazo de Luz.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s