19. El precio que hay que pagar.

madeluz
19. El precio que hay que pagar. MAdeLuz.

Hasta aquí todo fácil y cómodo. Seguirá siéndolo, pero… (siempre hay un pero) quiero avisarte, hay un pero poderoso y no es otro que el precio que hay que pagar.

Para ser justa y honesta contigo debo advertirte y luego tú decides si continúas el camino. Alguno se bajará del tren. Soy consciente de ello. También sé que tú eres valiente.

Leer más19. El precio que hay que pagar.

18. ¿A dónde vamos?

A ver, ¡el de las quejas! , que hablábamos en un artículo anterior: (http://mariposaazuldeluz.com/2016/12/19/15-abajo-las-quejas-arriba-los-suenos).

Ven «pa´acá», que quiero hablar contigo. Jjjj.

Creo que empieza a estar claro que lo primero son los pensamientos. Darse cuenta de los pensamientos que tenemos es el primer paso.

El que se queja, lo hace por hábito y sin pensar. Cuando seas consciente de lo que estás pensando ¡bien! has dado con el primer paso. Sólo hay un camino desde ahí, y es muy simple:

No quejarte. Así de simple. ¿Ves qué sencillo?

Leer más18. ¿A dónde vamos?

16. Oh! Happy day

Escuché esta canción en una audición, siempre me gustó, pero en esta ocasión ha originado este artículo:

Sé que aun ves las cosas negativas, demasiadas. Se que aun te centras en lo que no tienes, en lo que no quieres.

Es normal. Es un hábito adquirido durante toda la vida. Pero no tiene por qué continuar así. No, si no quieres vivir bajo el yugo de esa insatisfacción perpetúa, que te viene y se va, pero que vuelve a venir.

Pasas días muy bien y otros de bajón. Continúas igual. Cambiar los hábitos es complicado. ¡Pero no lo es potenciar otros! Y no se trata de nuevos hábitos, a fin de cuentas tú mismo sientes días de subidón, de mayor optimismo, de mayor seguridad.

Leer más16. Oh! Happy day

15. Abajo las quejas. Arriba los sueños.

¿Verdad que sabes u opinas que nadie te regala nada? ¿Que lo que dicen que es gratis, no lo es? ¿Que en esta vida nada es regalado?

Por supuesto que no, porque bien sabes que todo lo que consigas en esta vida es por ti.

Y, bajo ese planteamiento ¿qué quieres conseguir? ¿Qué quieres hacer?

Si nadie te regala nada. Si no depende de los demás, de lo de afuera… ¿Será que tendrás que ser tú el que tiene que conseguir el regalo? ¿Será que depende de ti?

Párate un momento a pensar, por favor. Nada es regalado. No depende de afuera. Entonces, depende de ti. ¿Y qué haces tú al respecto?

Leer más15. Abajo las quejas. Arriba los sueños.

13. Día que pasa no vuelve.

Día que pasa no vuelve. Ni volverá.

¿Te das cuenta? ¿Eres consciente? No volverá. No hay vuelta atrás, solo adelante.

Pasas los días con mil quehaceres, discusiones, durmiendo, comiendo, trabajando, viendo el telediario, con el móvil… y ¿ese es tu día?

¿Qué hay en tu día que sea especial?

¿Qué hay en tu día que sea un momento de plena satisfacción o de alegría o de bienestar…?

¿Eres consciente de esos momentos?

¿Los cuidas, los mimas, los agradeces y quieres más?

Día que pasa no vuelve.

Leer más13. Día que pasa no vuelve.

12. Tu trabajo

Ohhhhhhhh!

¿Vamos a hablar de trabajo? Pues sí.

Tu trabajo no eres tú. ¿O sí?

¿Crees que tu trabajo es «un trabajo»?

En el fondo de tu ser está el ayudar a los demás, el dar. Aunque el día a día, te impida verlo.

Leer más12. Tu trabajo

11. Dar el alma

Hubo un tiempo en que me dediqué a pintar dibujos para niños y jóvenes.

Sus caritas al descubrir el dibujo eran mi mayor satisfacción. Veías su alma sin prejuicios, limpia, sin condicionantes.

Por un momento no había nada más para ellos.

Era mágico ese momento.

Luego se perdía. No era más que un póster en su habitación. Hecho a mano, sí, pero objeto decorativo al fin y al cabo.

Pero yo sé que esos niños, cuando se desprendían de la realidad, captaban el alma del dibujo, la energía que contenía, la ilusión creada real. Mi energía iba con ellos.

Leer más11. Dar el alma

10. Tus niños

√ Recomiendo leerlo lento (y entero)

10-tus-ninos-recordar-del-latin-recordari
10. Tus niños. Mariposa Azul de Luz. RECORDARI: Volver a pasar por el corazón.

Tus niños ( y no me importa la edad que tengan) son tus niños.

¿Verdad que no hay otra forma de decirlo? SON TUS NIÑOS.

Y ahí se condensa todo. Todo un enorme sentimiento. Un vínculo sublime. Un “no hay nada más y hay todo”, a la vez.

Leer más10. Tus niños

9. Un trocito de mí. Ser mejor. Actitud.

  Quisiera que todo el mundo pudiera experimentar la sensación,  el sentimiento cuando me siento plenamente satisfecha. Cuando todo está bien, en perfecto equilibrio. Cuando mi sonrisa interior se refleja en mis ojos húmedos de emoción. Y es emoción pura. Una aceptación total del momento,  de la vida. Un reconocimiento de que es como debe ser, y no de otra manera. Un estado del ser y del estar en paz. Estar bien. Pero bien del todo. Es un momento conmigo misma. No hay nada más. No hay penas. Ni tan siquiera alegrías. No hay quehaceres, obligaciones, tristezas…no hay otro pensamiento. La palabra satisfacción lo llena todo. Me llena. Me impregna cada célula.

Y tu podrás pensar…¿Cómo puede decir eso, cómo puede pensar así,  si la vida da muchos palos?

Leer más9. Un trocito de mí. Ser mejor. Actitud.