23. 5 hábitos para el éxito, por MAdeLuz.

Si buscas en google o cualquier buscador «hábitos de la gente exitosa» o similar, vas a encontrar un montón de artículos y vídeos, de tipo empresarial o personal.

Hoy te traigo los hábitos para el éxito, según MAdeLuz.

Primero señalar que, para mí, una persona exitosa o que tiene éxito es

aquella que es feliz con su vida, sea la que sea, tenga lo que tenga y sea quién sea.

Entenderás que no hablo de millonarios ni famosos, coches de lujo, dinero, mujeres/hombres, mansiones, viajes, todo el tiempo del mundo…que, aunque pueda sonar atractivo, no es significativo de éxito. ¿Por qué? porque no necesariamente tener es sinónimo de felicidad.

Y me dirás…-Pero el dinero, ayuda.

Pues sí. No te lo voy a negar. Todos necesitamos dinero.

Pero, ¿sabes que te va a ayudar más en cualquier circunstancia de tu vida? Tu actitud.

Y digo en cualquier circunstancia, sea ésta «buena» o «mala».

Las personas con éxito en la vida actúan y piensan de modo similar, tienen patrones comunes y pueden ser reconocidas o anónimas.

Y ¿por qué fijarse en las personas con éxito?

¡¡¿En quién te vas a fijar?!!

¿En el infeliz que no para de quejarse, en aquel al que le van mal todas las cosas, en las personas constantemente insatisfechas…?

Es «de cajón» (si quieres tener éxito/ser feliz en tu vida) fijarse en las personas que sí tienen éxito.

Anthony Robbins (un crack americano del desarrollo personal) en su libro «Poder sin límites» lo denomina emular. Interpreto emular como imitar las acciones, hábitos y comportamientos de alguien que tenga éxito, hasta que esa actitud sea parte de ti.

Así pues, los hábitos o conductas que caracterizan a las personas de éxito serían las que tendríamos que emular.

De todo lo que he aprendido, asimilado y experimentado, me permito compartir contigo los hábitos de éxito que, bajo mi punto de vista, pueden llevarte a la vida de satisfacción que quieres y mereces.

HÁBITOS DIARIOS PARA EL ÉXITO, por MAdeLuz:

1.- Levantarse temprano.

2.- Hacer ejercicio físico.

3.- Meditar.

4.- Atención Contínua.

5.- Agradecer.

Leer más23. 5 hábitos para el éxito, por MAdeLuz.

18. ¿A dónde vamos?

A ver, ¡el de las quejas! , que hablábamos en un artículo anterior: (http://mariposaazuldeluz.com/2016/12/19/15-abajo-las-quejas-arriba-los-suenos).

Ven «pa´acá», que quiero hablar contigo. Jjjj.

Creo que empieza a estar claro que lo primero son los pensamientos. Darse cuenta de los pensamientos que tenemos es el primer paso.

El que se queja, lo hace por hábito y sin pensar. Cuando seas consciente de lo que estás pensando ¡bien! has dado con el primer paso. Sólo hay un camino desde ahí, y es muy simple:

No quejarte. Así de simple. ¿Ves qué sencillo?

Leer más18. ¿A dónde vamos?

17. La vergüenza.

Tal vez te preguntarás por qué escribo cosas sobre mí (mi libro, mi proyecto de pintura CREATE-i, algunos pensamientos, sentimientos…)

Si me conoces sabes que no publico en mi facebook personal; que, pese a haberme dedicado toda mi vida al servicio al cliente, la comunicación y el marketing, siempre he sido reservada (aunque profesional :)); que, de pequeña, era vergonzosa hasta el límite; que aparento seriedad y reserva…

Sin embargo, con MA de Luz te estoy dando todo.

Pero tiene una razón de ser para tu propio crecimiento.

La vergüenza no sirve de nada. Te coarta.

Leer más17. La vergüenza.

16. Oh! Happy day

Escuché esta canción en una audición, siempre me gustó, pero en esta ocasión ha originado este artículo:

Sé que aun ves las cosas negativas, demasiadas. Se que aun te centras en lo que no tienes, en lo que no quieres.

Es normal. Es un hábito adquirido durante toda la vida. Pero no tiene por qué continuar así. No, si no quieres vivir bajo el yugo de esa insatisfacción perpetúa, que te viene y se va, pero que vuelve a venir.

Pasas días muy bien y otros de bajón. Continúas igual. Cambiar los hábitos es complicado. ¡Pero no lo es potenciar otros! Y no se trata de nuevos hábitos, a fin de cuentas tú mismo sientes días de subidón, de mayor optimismo, de mayor seguridad.

Leer más16. Oh! Happy day

15. Abajo las quejas. Arriba los sueños.

¿Verdad que sabes u opinas que nadie te regala nada? ¿Que lo que dicen que es gratis, no lo es? ¿Que en esta vida nada es regalado?

Por supuesto que no, porque bien sabes que todo lo que consigas en esta vida es por ti.

Y, bajo ese planteamiento ¿qué quieres conseguir? ¿Qué quieres hacer?

Si nadie te regala nada. Si no depende de los demás, de lo de afuera… ¿Será que tendrás que ser tú el que tiene que conseguir el regalo? ¿Será que depende de ti?

Párate un momento a pensar, por favor. Nada es regalado. No depende de afuera. Entonces, depende de ti. ¿Y qué haces tú al respecto?

Leer más15. Abajo las quejas. Arriba los sueños.

13. Día que pasa no vuelve.

Día que pasa no vuelve. Ni volverá.

¿Te das cuenta? ¿Eres consciente? No volverá. No hay vuelta atrás, solo adelante.

Pasas los días con mil quehaceres, discusiones, durmiendo, comiendo, trabajando, viendo el telediario, con el móvil… y ¿ese es tu día?

¿Qué hay en tu día que sea especial?

¿Qué hay en tu día que sea un momento de plena satisfacción o de alegría o de bienestar…?

¿Eres consciente de esos momentos?

¿Los cuidas, los mimas, los agradeces y quieres más?

Día que pasa no vuelve.

Leer más13. Día que pasa no vuelve.

12. Tu trabajo

Ohhhhhhhh!

¿Vamos a hablar de trabajo? Pues sí.

Tu trabajo no eres tú. ¿O sí?

¿Crees que tu trabajo es «un trabajo»?

En el fondo de tu ser está el ayudar a los demás, el dar. Aunque el día a día, te impida verlo.

Leer más12. Tu trabajo

9. Un trocito de mí. Ser mejor. Actitud.

  Quisiera que todo el mundo pudiera experimentar la sensación,  el sentimiento cuando me siento plenamente satisfecha. Cuando todo está bien, en perfecto equilibrio. Cuando mi sonrisa interior se refleja en mis ojos húmedos de emoción. Y es emoción pura. Una aceptación total del momento,  de la vida. Un reconocimiento de que es como debe ser, y no de otra manera. Un estado del ser y del estar en paz. Estar bien. Pero bien del todo. Es un momento conmigo misma. No hay nada más. No hay penas. Ni tan siquiera alegrías. No hay quehaceres, obligaciones, tristezas…no hay otro pensamiento. La palabra satisfacción lo llena todo. Me llena. Me impregna cada célula.

Y tu podrás pensar…¿Cómo puede decir eso, cómo puede pensar así,  si la vida da muchos palos?

Leer más9. Un trocito de mí. Ser mejor. Actitud.

7. ¿Qué te apetece hacer hoy?

¡Hoy te traigo música épica. Te sugiero que la escuches mientras lees.

√ ¿Qué te apetece hacer hoy?

Uy. Se te ocurren un montón de cosas que “te apetecería” hacer, pero claro, no tienes tiempo.

Estás trabajando o tienes cosas que hacer. Tu día ya está programado y a afrontar lo que se presente. Vaya panorama.

Te lo vuelvo a preguntar:

¿Qué te apetece hacer hoy?

Piensa en lo que “ te apetece”.

Lo que te apetece, a ti, hacer.

No, no descartes cosas, por  favor.

Al principio hasta te ha costado pensar lo que “ te apetecería” hacer…

De hecho, estás empezando a pensar en lo que no te apetece…

¿Por qué? Lo que tienes que hacer lo vas a hacer igual, te guste o no, lo quieras o no, lo vas a hacer igual.

Pero yo ahora insisto: ¿Qué  te apetece hacer hoy?

Leer más7. ¿Qué te apetece hacer hoy?

5. La leyenda de la Mariposa Azul

5. La leyenda de la mariposa azul. Mariposa Azul de Luz.
5. La Leyenda oriental de la Mariposa Azul. Mariposa Azul de Luz.

  Cuenta esta leyenda oriental, que hace muchos años…

  Había un señor viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e inteligentes. Las niñas siempre le cuestionaban todo, hacían muchas preguntas a las que el padre a veces sabía responder, pero en ocasiones no se sentía con la sabiduría suficiente como para aclarar las dudas que ellas manifestaban. Como pretendía brindarles la mejor educación, mandó a las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina.
El sabio siempre respondía todas las preguntas sin siquiera dudar. Impacientes con el maestro, las jóvenes decidieron inventar una pregunta que él no pudiera responder correctamente.
Entonces, una de ellas apareció con una hermosa mariposa azul que usaría para engañar al sabio.
-¿Qué vas a hacer? –preguntó la hermana. –Voy a esconder la mariposa en mis manos y le voy a preguntar si está viva o muerta. Si él dice que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que está viva, la apretaré y la mataré. Así, cualquiera que sea su respuesta, ésta será equivocada.
Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio que estaba meditando.
-Tengo aquí una mariposa azul, dígame, sabio, ¿está viva o muerta?.

Leer más5. La leyenda de la Mariposa Azul