35. Tus logros.

Seguimos pensando en lo que no tenemos, en lo que no podemos conseguir, en lo que no hemos hecho, en lo que no hemos dicho, en lo que cuesta todo… jjjj. Permíteme que me ría, y perdona por hacerlo. Pero eso es el ego. Más y más, más y más. Está bien. Queremos más, y, en parte, es bueno; porque si no quieres más, ¿cómo te vas a superar?, ¿cómo vas a ser mejor?

Te recuerdo: ser mejor no es más que superarte poco a poco. Dime, ¿cómo te superas tú? No lo tienes claro ¿verdad? No acabas de entenderme cuando te pregunto esto o te digo lo de ser mejor… no sabes cómo se hace «eso».

Bien, te lo voy a decir yo, ya que tú crees que no me sabes contestar.

¿Cómo te superas? ¿Cómo eres mejor?

Leer más35. Tus logros.

32. Tu misión de vida.

¿Sabes?

Quiero lo mejor para ti. Y por eso te escribo.

Y me gustaría que, entre todos los que leemos lo que escribo, hiciéramos lo que podamos por mejorarnos a nosotros mismos y mejorar nuestro alrededor.

Es un trabajo individual, pero que compete a todo el mundo.

¿Para qué, si no, estás en este mundo?

Para poder aportarle tu granito de vida en lo que puedas por mejorarlo.

Para poder aportar al mundo lo que tú puedes darle.

Leer más32. Tu misión de vida.

18. ¿A dónde vamos?

A ver, ¡el de las quejas! , que hablábamos en un artículo anterior: (http://mariposaazuldeluz.com/2016/12/19/15-abajo-las-quejas-arriba-los-suenos).

Ven «pa´acá», que quiero hablar contigo. Jjjj.

Creo que empieza a estar claro que lo primero son los pensamientos. Darse cuenta de los pensamientos que tenemos es el primer paso.

El que se queja, lo hace por hábito y sin pensar. Cuando seas consciente de lo que estás pensando ¡bien! has dado con el primer paso. Sólo hay un camino desde ahí, y es muy simple:

No quejarte. Así de simple. ¿Ves qué sencillo?

Leer más18. ¿A dónde vamos?

9. Un trocito de mí. Ser mejor. Actitud.

  Quisiera que todo el mundo pudiera experimentar la sensación,  el sentimiento cuando me siento plenamente satisfecha. Cuando todo está bien, en perfecto equilibrio. Cuando mi sonrisa interior se refleja en mis ojos húmedos de emoción. Y es emoción pura. Una aceptación total del momento,  de la vida. Un reconocimiento de que es como debe ser, y no de otra manera. Un estado del ser y del estar en paz. Estar bien. Pero bien del todo. Es un momento conmigo misma. No hay nada más. No hay penas. Ni tan siquiera alegrías. No hay quehaceres, obligaciones, tristezas…no hay otro pensamiento. La palabra satisfacción lo llena todo. Me llena. Me impregna cada célula.

Y tu podrás pensar…¿Cómo puede decir eso, cómo puede pensar así,  si la vida da muchos palos?

Leer más9. Un trocito de mí. Ser mejor. Actitud.